Presentación del Libro “Crónicas de Don Urbano desde la Puebla de nuestros Amores”

.
11 Julio 2019
Presentación del Libro “Crónicas de Don Urbano desde la Puebla de nuestros Amores”

Podríamos distraer los minutos en la remembranza que evoca nostalgia. Podríamos en esta ocasión despertar recuerdos de cercanía…. Anécdotas que dieran un perfil del hombre y la obra cual si se esculpiera en bronce. Sin embargo, el mensaje que preciso plantear es de suma gratitud, ya que en el noble acto de agradecer, aventajamos a la poca objetividad y nos ceñimos a la moderación que deviene del núcleo y la sinceridad.

Gratitud por llegar a este momento de rebosante poblaneidad, rodeado de amigos y creyentes en una patria chica que mucho nos pide hacer por ella. Llegar después de senderos pedregosos y caminos sinuosos cuyos obstáculos nos fortalecen y aleccionan…… llegar, a fin de cuentas haber avizorado el destino de publicar una obra más… las letras articuladas que son vehículo para transportarse a épocas, lugares y vivencias. Aquellas a las cuales Don Urbano les rehuía para poderlas compilar, pero que veía gustoso cómo al aportarlas se volvían lecciones de arraigo y pertenencia para quienes con ellas se encantaban.

Gratitud por el apoyo y creencia puesta sobre este proyecto, cuyo valor solamente cabe en el entendimiento de quienes atesoran la importancia de generar pertenencia a la tierra. De acerar la oriundez y la identidad con el estado y la ciudad que nos alojan. Gracias sin recato al Señor Gobernador, Don Guillermo Pacheco Pulido, el abrazo renovado en la franca amistad y admiración que su amigo, Urbano Deloya siempre le tuvo en vida. Gracias a Fernando Manzanilla, Secretario General de Gobierno a quien le profesamos reconocimiento por su dedicación a nuestro estado, por su esmero en las labores que con atino ha desempeñado, pero sobre todo por su apego y gusto por las letras en la escritura que practica asiduamente y por ser un hombre de intereses culturales, refrendados hoy por su presencia en este evento.

Gratitud generosa igualmente al destacado poblanista Alejando Cañedo, Secretario apasionado de su labor, de raíces y estirpe fincadas en la tierra que hicieran suya Palafox y Mendoza, González Ortega, Salmerón y Zaragoza. Por el apoyo y guianza obtenidas en este trayecto, muchas gracias por igual Alejandro.  Gracias a Jesús Manuel Hernández, arquitecto de los proyectos radiofónicos, con quien mi padre mantuvo largas tertulias sobre la Puebla de alas y plomo; plática permanente de amigos, de reales hermanos. A mí siempre reconocida y querida Irma Sánchez, de quien ya colecciono varios ayeres, algunos en confluencia con aquellos que compartió con mi padre ante micrófonos o ante cafés de Aguirre, el Royalty o la Princesa. Mujer para quien Don Urbano seguramente todavía tendría ese afectuoso abrazo que no se agotó con su partida.

Y en suma gratitud por igual a esta nutrida audiencia, por estar aquí y ser coparticipes de un testimonio filial a la Puebla de Nuestros Amores. Aquella Puebla a la que Don Urbano le hablaba de Usted, a la que le anticipaba “sanará… se curará en clínicas que hablan lenguas distintas a las de Benavente, sin que renuncie a las mágicas hierbas de sus llanos o de sus desolados mercados”. La Puebla que trasciende mucho más allá de las nimiedades que nos separan, y se asienta sobre sólidas bases que nos identifican. Esa Puebla de la reconciliación que da el saberse propio de una muestra de patria que ha sido embudo de la historia nacional, que sigue siendo ejemplo y cita en México y el mundo.

Nos sentimos muy orgullosos…. Con ese pecho inflamado por heredar la responsabilidad de transmitir este cariño. Mis hijos, mi hermana, sobrinas y familia portadora de este apellido, sabemos que no adquirimos el prestigio de Don Urbano, ya que ese es un resultado personalísimo que concede la vida, pero si nos asumimos como embajadores de la poblaneidad a la que tanto aludió mi padre en sus escritos.

Dicen los jesuitas, formadores en gran parte del carácter temprano de mi papá, que uno debe saber de dónde viene para pactar hacia dónde va. Que no puede uno ser campana que no resuena ni paja que lleva el viento. Es así como hoy la crónica de Urbano Deloya da un paso hacia adelante en nuestra Puebla….. cuna de mis hijos, sepulcro de mi padre, Puebla barroca y liberal… asediada y victoriosa, talavera y China, volcán que reta al cielo…..mi Puebla…. aquella de todos nuestros amores.

 

Guillermo Deloya Cobián

+ Artículos

El derecho a la movilidad
10 Julio 2019

Los derechos humanos, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, son aquellos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna,...

EL PRI DE LAS MIL TORMENTAS
08 Julio 2019

El Partido Revolucionario Institucional, otrora hegemónico partido, vuelve al camino de un proceso de elección interna de la dirigencia nacional. Envuelto en una serie de...

Opacidad, ¿el precio del desarrollo?
02 Julio 2019

El presupuesto que siempre es limitado está repartido hasta el último centavo, darle un peso a una persona, situación o proyecto implica quitárselo a otro. Los...